Consulta nuestras promociones →

Contacta con nosotros
608 009 161

O déjanos tus datos
Nosotros te contactámos


lifting de cara y cuello

Información

¿Qué es el lifting de cara y cuello?

La piel, con la edad, sufre un proceso de envejecimiento que provoca la pérdida de elasticidad y firmeza en la piel, lo que provoca la aparición de pliegues y arrugas en la frente y alrededor de los ojos entre otras zonas.

El lifting de cara y cuello es un procedimiento quirúrgico ideal para combatir el envejecimiento facial, que en Santana y Navarro realizamos de manera personalizada, enfocada a tus necesidades y bajo la atención cálida y cercana de nuestro equipo de profesionales.

 

Procedimiento

El objetivo del lifting de cara y cuello consiste en revertir parcialmente el proceso del envejecimiento en varias zonas de la cara como: arrugas, comisuras en la boca, en los ojos las patas de gallo, y flacidez en el cuello como la papada. No existe el “lifting universal”, cada persona presenta una serie de elementos a corregir que requieren un diagnóstico personalizado y un apropiado plan quirúrgico individualizado.

Antes de realizar el lifting facial en el paciente, es importante llevar a cabo un análisis profundo de los tres tercios faciales de la cara y sus proporciones y averiguar los deseos reales de cada persona, ya sea corregir una zona en concreto por flacidez o arrugas o mejorar su imagen en general para sentirse más cómoda.

El procedimiento del lifting facial es estirar la piel con un hilo tensor por el cuero cabelludo a través del tejido subcutáneo que esconde la cicatriz y así permitir el levantamiento de la piel eliminando la flacidez y recuperando la piel rígida y joven que ha perdido su consistencia por el envejecimiento, los problemas externos y la gravedad.

El lifting se realiza en el quirófano de la clínica Medimar y, normalmente, se permanece en la clínica la noche tras la cirugía, dándose el alta al día siguiente. Lo que se pretende con el procedimiento de lifting de cara y cuello es obtener un resultado armónico y equilibrado entre la frente, la cara y el cuello. Para esto, en Santana y Navarro llevamos a cabo el desarrollado técnicas mínimamente invasivas que te permitan una pronta incorporación social y laboral.

Postoperatorio

Una preparación anterior al lifting de cara y cuello adecuada es fundamental para evitar complicaciones durante la intervención y posterior recuperación. Conviene que tomes algunas medidas como dejar de fumar un mes antes de la cirugía en caso de ser fumador o suspender el uso de anticonceptivos antes del lifting de cara y cuello.

El vendaje y los drenajes normalmente son retirados a lo largo de la primera semana. La presencia de edema (hinchazón) y hematoma es común, éstos desaparecen en 2 ó 3 semanas. La recuperación es indolora.

Son necesarios masajes de drenaje linfático a lo largo del período postoperatorio para facilitar la recuperación. El resultado definitivo del lifting de cara y cuello se alcanza aproximadamente a los 6 meses, éste es el tiempo que necesita el proceso de cicatrización en madurar.

Son pocas las molestias tras la cirugía, pero en caso de que el paciente las presente, se alivian con medicación prescrita por nuestros cirujanos. Es normal que ciertas zonas de la piel estén adormecidas pero la sensación desaparece en el transcurso de unas semanas.

  • Indicado para Descolgamiento / Flacidez en cara y cuello
  • Anestesia General
  • Duración 3 - 4 horas
  • Ingreso 24 - 48 horas
  • Recuperación 2 - 3 semanas
  • Esfuerzos 3- 4 semanas

Especialistas en Lifting de Cara y Cuello

Dra. María José Santana Maján | Cirujano Plástico Alicante Cirujano plástico

Cirujano Plástico y Codirectora de la Unidad  de Cirugía Plástica y Medicina Estética Santana y Navarro en el Hospital Internacional Vithas Medimar (Alicante)

Dr. Leopoldo Navarro Sempere | Cirujano Plástico Alicante Cirujano Plástico

El Dr. Leopoldo Navarro Sempere es Cirujano Plástico y co-director de la Unidad de Cirugía Plástica y Medicina Estética “Santana y Navarro” en el Hospital Vithas Medimar Internacional

Entorno hospitalario — Hospital Vithas Medimar en Alicante


Preguntas Frecuentes

Así como no existe un “lifting universal”, no existe el “candidato ideal”. Los signos del paso de los años empiezan con la formación de arrugas y el exceso de piel en la zona de los párpados. Hoy en día, las técnicas quirúrgicas permiten indicar el procedimiento en función de los signos de envejecimento a corregir. Habitualmente, la invasividad de las técnicas disminuye con la edad.

En general, envejecemos como nuestros padres, la genética juega un papel trascendente. Pero no solo la herencia genética es determinante, factores como la edad, el tabaco, la exposición al sol, la elasticidad de los tejidos, la gravedad etc, influencian la durabilidad del resultado. Podemos responder que “La cirugía retrasa el envejecimiento pero no lo detiene”.

El objetivo de la estas técnicas es conseguir un aspecto más relajado, menos cansado, más jovial pero sin cambiar la expresividad facial de la persona. Siempre tenemos en cuenta la edad del paciente para obtener resultados armónicos.

Aunque es una cirugía en constante evolución y son muchas y diferentes las técnicas descritas, los principios básicos que deben controlar son: el posicionamiento de las incisiones, el despegamiento cutáneo y de las estructuras profundas, el reposicionamiento de los tejidos, los vectores de dirección y la tensión de las suturas. Lifting de ciactrices largas: la incisión es una línea curva que se coloca en la zona temporal ,continúa por delante y detrás de la oreja siguiendo los pliegues naturales y termina en la zona de pelo retroauricular. Se trata de un despegamiento amplio de los tejidos con el objetivo de reposicionar la piel y los planos profundos con la adecuada tensión y dirección, teniendo siempre en cuenta la visión intergral de frente, cara y cuello. Lifting de cicatrices cortas: la incisión se localiza en la patilla y pliegue anterior de la oreja, aunque puede prolongarse posterioremente según la necesidad. El despegamiento es limitado pero el concepto es siempre reposicionar piel y planos profundos, control de los vectores de tracción y de la tensión.

El lifting de cara y cuello se realizan con anestesia general. Se trata de un procedimiento delicado y meticuloso, por lo que este procedimiento la anestesia general controlada resulta más cómoda y segura para el paciente.

Todo depende de las necesidades que tenga el paciente. En la cara es frecuente asociar varios procedimiento en el mismo acto quirúrgico. Recordemos la visión integral de frente, cara y cuello. Es frecuente asociar un lifting completo de cara, unas 2.30 horas, con cirugía palpebral, aprox 4 horas, o con un lipofilling de cara, unas 3 horas. Por otra parte, al tiempo quirúrgico tenemos que añadir siempre el tiempo de preparación del paciente en el quirófano y el tiempo de “despertar” de la anestesia.

Después de evaluar cada historia clínica, las pruebas preoperatorias son una analítica básica con coagulación y un electrocardiograma. La radiografía de tórax se indica según la edad y el estado de salud del paciente. Dos semanas antes de realizar el lifting de cara y cullo, no se deben tomar medicamentos que contengan Aspirina o derivados del ácido acetilsalicílico, antiinflamatorios no esteorideos, vitamina E ni aceite de Onagra. Estos fármacos aumentan el riesgo de sangrado y la formación de hematomas. En caso de fumadores, es imprescindible dejar de fumar 1 mes antes de la intervención.

En un lifting de cara y cuello, es necesario dejar drenajes como “valvula de seguridad”. Al día siguiente de la cirugía se realiza la primera cura en la habitación, se valoran los drenajes y se sustituye el vendaje por uno más cómodo. El alta hospitalaria se efectúa entre 24 y 48 horas después de la intervención.

El postoperatorio no es doloroso, pero es posible sentir tirantez, zonas “acorchadas” o poco sensibles. En cualquier caso los analgésicos, antibióticos y antiinflamatorios forman parte del tratamiento habitual postoperatorio.

Durante los primeros días la cara se hincha (edema) y pueden aparecer hematomas o moratones en los sitios intervenidos, lo que suponen síntomas que entran dentro de la normalidad para este tratamiento. El manejo del pelo puede resultar incomodo, pues las heridas deben mantenerse secas y no es recomendable lavarlo hasta los 5 ó 6 días. En este sentido, un truco muy práctico consiste en llevar un foulard en la cabeza en los momentos que sea necesario ocultarlo. A los 4 ó 5 días aconsejamos masajes de drenaje línfático en la cara y en el cuello. El drenaje manual linfático ayuda a reducir la inflamación inevitable de la cara y a acortar el tiempo de recuperación.

La mayoría de las suturas se retiran antes de las dos semanas. Algunas de las suturas están hechas de un material reabsorbible y no será necesario retirarlas.

La complicacion inmediata más importante y frecuente es el hematoma. Los hematomas pequeños que solo “colorean” la piel, son solo molestos y se reabsorben en los primeros 10 ó 12 días. Un hematoma importante es necesario drenarlo y resolverlo aunque no es frecuente. Por esta razón se recomienda siempre evitar los medicamentos que alteran la coagulación y defendemos la colocación de drenajes durante los primeros días. Dado que la intervención consisite principalmente en el despegamiento de los tejidos, en aquellas zonas donde los tejidos son muy finos, pueden producirse áreas de sufrimiento cutáneo que normalmente se tratan con curas locales. Los fumadores tienen más riesgo de sufrir esta complicación. La acumulación de “liquido inflamatorio” en las zonas despegadas es otra de las posibles complicaciones. Este exceso de líquido se resuelve mediante drenaje manual a través de la incisión o mediante extracción con jeringa. No es un proceso doloroso pero puede provocar sensación de trirantez. Una complicación poco frecuente pero posible es la lesión de nervios motores de los músculos de la cara o de los nervios sensitivos de inervación cutánea. Estos nervios se encuentran en el territorio quirúrgico donde se trabaja. El conocimiento anatómico de estos nervios es imprescindible para su localización y respeto. Lo más frecuente es recuperar su funcionamiento a lo largo de los meses siguientes. En el caso poco probable de sección nerviosa podría requerir cirugía adicional. Es abolutamente infrecuente un defecto permanente. Cuando la incisión se localizan en el cuero cabelludo es inevitable seccionar algunos folículos pilosos, esto se puede traducir en zonas de menos pelo alrededor de la cicatriz que pueden ser corregidas quirúrgicamente despues de unos meses. La cara es la región con mejor cicatrización del cuerpo gracias a su gran vascularización. Sin embargo, es posible desarrollar cicatrices hipertróficas o queloideas, sobretodo en personas genéticamente predispuestas. Uno de los posible tratamientos sería la inflitración de corticoides en las cicatrices afectas.