Consulta nuestras promociones →

Contacta con nosotros
608 009 161

O déjanos tus datos
Nosotros te contactámos


liposución y lipoescultura

Información

La liposucción es una técnica quirúrgica encaminada a eliminar la acumulación de grasa que no se pueden eliminar con la dieta. No debemos tomar la liposucción como un tratamiento contra la obesidad ni tampoco está indicada como técnica única, si además de existir esos acúmulos de grasa, la piel que los cubre es excesivamente laxa (muy habitual en el abdomen de una mujer que ha tenido hijos).

En la técnica de liposucción, la calidad de la piel la que va a determinar tanto el volumen de grasa que vamos a extraer como el resultado que podemos esperar después de realizar una liposucción.

Procedimiento

Antes de comenzar la liposucción y en la habitación de la paciente, en un ambiente íntimo y confortable, realizamos un marcaje preoperatorio sobre la piel de la paciente que nos permita tener una referencia de las zonas que vamos a liposuccionar. Se trata de una maniobra básica para garantizar el éxito de la intervención quirúrgica, ya que en el momento que el paciente se tumba en la mesa quirúrgica las referencias anatómicas se pierden.

Una vez que el paciente se encuentra en quirófano el anestesista procederá a canalizar una vía periférica e iniciará la maniobras necesarias para el tipo de anestesia que se ha acordado con el paciente (local+sedación, epidural o general).

A través de pequeñas incisiones de 3-4 mm introducimos una solución de suero salino con distintos medicamentos que nos permite obtener la grasa que deseamos sin que el paciente experimente dolor ni presente una pérdida de sangre significativa.

Tras la introducción de la solución anestésica empezamos a aspirar la grasa con finas cánulas de un diámetro nunca superior a 4 mm. Estas cánulas se conectan a una bomba de succión que va a permitir la aspiración de una manera eficaz y segura.

En todo momento controlamos el contorno que va resultando tras la aspiración grasa así como la cantidad de grasa obtenida de cada región para conseguir que el resultado sea lo más simétrico posible.

Cuando damos por finalizada la aspiración suturamos cada incisión con un punto fino (5/0) que procederemos a retirar a los 5-7 días. En el mismo quirófano colocaremos a la paciente la prenda de presoterapia (faja) que va a contribuir a que la piel se adapte al nuevo contorno que hemos creado.

Postoperatorio

Excepto en liposucciones poco voluminosas que las llevamos a cabo en régimen ambulatorio en el Hospital de Día, en la mayoría de los casos la paciente permanece una noche ingresada en el Hospital.

Durante las primeras horas del postoperatorio la paciente presentará la salida de un líquido serohemático a través de las pequeñas incisiones que se han realizado. Esto no sólo no es malo sino que contribuye a una menor inflamación en el postoperatorio inmediato.

Al día siguiente se le da el alta y se le recomienda iniciar una actividad física tan intensa como se lo permita su estado general. No sólo no recomendamos realizar reposo sino que sugerimos dar paseos tan largos como pueda. Está demostrado que la recuperación será más rápida y la inflamación menor cuanto antes se inicie una mínima actividad física.

Durante los primeros días del postoperatorio experimentará unas molestias que la mayoría de las pacientes las refieren como unas agujetas intensas o la sensación que se tienen cuando, tras darse un golpe fuerte, le sale un moretón. De cualquier manera son molestias tolerables con los analgésicos habituales.

Enseguida iniciaremos los masajes de drenaje linfático que, si en otras intervenciones nos parecen muy importantes, en las liposucciones resultan de capital importancia. La reincorporación a la vida laboral suele producirse entre los 4 y los 7 días.

Al finalizar la liposucción se coloca a la paciente una faja de contención, que debe llevar las 24 horas del día sin interrupción durante 3 semanas aproximadamente y luego una semana más solo por la noche. La faja solo se quitará para el aseo personal, revisiones médicas y sesiones de tratamiento postoperatorio. En ocasiones en liposucciones de grandes cantidades o bajo prescripción médica es necesario llevar la faja durante más tiempo. Prolongar el uso de la faja sin recomendación médica no mejora el resultado de la intervención. La finalidad de la faja es controlar la hinchazón y ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno.

Es normal la aparición de equimosis (moratones o cardenales), en ocasiones abarcando una gran superficie; se produce debido a la acción de la cánula sobre el tejido y se reabsorberán en las siguientes semanas. Se debe evitar el sol directo sobre estas zonas para evitar la aparición de manchas.

La liposucción forma un edema (hinchazón) que tarda varias semanas en reabsorberse; por esta razón los resultados obtenidos se empiezan a observar a partir de los 15 días cuando la paciente ha empezado a reducir el edema. Debemos esperar algunos meses para tener una idea clara del resultado final.

Pueden formarse zonas de fibrosis; generalmente cerca de donde ha habido incisiones para la cánula, mostrándose como zonas duras al tacto. Desparecerán tras unas pocas semanas. Los tratamientos de recuperación logran disminuir la fibrosis en menor tiempo.

Es normal la perdida parcial y temporal de sensibilidad en la piel durante algunos días, progresivamente se va recuperando. Las pacientes afirman tener “sensación de corcho” en la piel. Los masajes postoperatorios contribuyen a normalizar la sensibilidad en las zonas intervenidas.

El periodo postoperatorio de la liposucción puede ser un poco molesto al principio, pero no suele ser doloroso. En algunas mujeres aparecen puntos de dolor leve muy localizados que desaparecen con el tiempo. Ocasionalmente aparecen zonas más inflamadas que producen mayor molestias.

En cualquier caso el cirujano puede prescribir calmantes (nunca aspirina). Los tratamientos con drenaje linfático disminuyen o eliminan estas molestias. Las pacientes a veces sienten como cosquilleos o picor, posiblemente resultado de la cicatrización interna. También la sensibilidad en la piel puede estar alterada, normalizándose con el tiempo.

Es recomendable dar paseos con calzado cómodo (sin tacón) tan pronto como se pueda, para hacer ejercicio físico mas intenso se debe esperar un mes.

  • Indicado para Acumulación de grasa en distintas zonas
  • Anestesia Local con sedación en pequeñas intervenciones. Epidural o general n cirugías más extensas
  • Duración 1 a 3 horas según la extensión
  • Ingreso Ambulantes en pequeñas liposucciones. Con ingreso hospitalario de 1 día en el resto.
  • Recuperación Iniciar movilidad activa inmediatamente. Incorporación laboral en 3 ó 4 días.
  • Esfuerzos Ejercicio en 3 -4 semanas.

Especialistas en Liposucción y Lipoescultura

Dra. María José Santana Maján | Cirujano Plástico Alicante Cirujano plástico

Cirujano Plástico y Codirectora de la Unidad  de Cirugía Plástica y Medicina Estética Santana y Navarro en el Hospital Internacional Vithas Medimar (Alicante)

Dr. Leopoldo Navarro Sempere | Cirujano Plástico Alicante Cirujano Plástico

El Dr. Leopoldo Navarro Sempere es Cirujano Plástico y co-director de la Unidad de Cirugía Plástica y Medicina Estética “Santana y Navarro” en el Hospital Vithas Medimar Internacional

Entorno hospitalario — Hospital Vithas Medimar en Alicante


Preguntas Frecuentes

La mayoría de las liposucciones pueden realizarse bajo anestesia local y sedación. Esto significa que en la solución que introducimos antes de realizar la aspiración de grasa utilizaremos un anestésico local y mientras realizamos la infiltración de esta solución (que es el momento más molesto de la liposucción) nuestro anestesista procederá a realizar una sedación (administrará medicación por vía intravenosa) para que la paciente no experimente ninguna molestia. En caso de liposucciones en la que sea necesario tratar muchas áreas o se prevea un tiempo quirúrgico excesivamente prolongado podremos utilizar otro tipo de anestesia (epidural o general).

La liposucción, como intervención quirúrgica que es, debe llevarse a cabo en un quirófano dotado de los elementos suficientes para garantizar la seguridad de las pacientes. Además creemos que este quirófano debe encontrase en un hospital general con los medios técnicos y personales adecuados para hacer frente a cualquier eventualidad que pudiera surgir.

Nosotros intentamos ofrecer la máxima seguridad a nuestras pacientes y salvo liposucciones pequeñas que las hacemos en régimen de hospital de día, en general somos partidarios de que nuestras pacientes permanezcan hospitalizadas 24 horas tras la realización de la liposucción.

La liposucción debe ser realizada por exclusivamente por cirujanos plásticos.

1ª consulta: Inicialmente pasará consulta con la Dra. Santana o el Dr. Navarro, quienes valorarán si es usted candidata a someterse a esta intervención. Se le resolverán todas las dudas que pueda tener respecto a su intervención quirúrgica y se realizarán fotografías preoperatorias que son básicas para planificar la intervención y para poder valorar los resultado definitivos pasados 6 meses. Estudio preoperatorio: aunque la mayoría de los pacientes que se someten a cirugía estética gozan de buena salud, a todos les solicitamos un estudio preoperatorio (analítica y electrocardiograma). Consulta preanestésica: nuestros anestesistas valorarán el resultado del estudio preoperatorio, incidirán sobre sus antecedentes personales que sean de interés para la intervención quirúrgica y le darán recomendaciones preoperatorias.

Acudirá al hospital a la hora que se le haya citado en ayunas y habiendo tomado la medicación preoperatoria pautada por el anestesista. Es recomendable que acuda con ropa confortable y ancha ya que tras la liposucción, como consecuencia de la inflamación, es posible que no peda utilizar ropa ceñida. Tras la realización de la intervención se le colocará en el mismo quirófano una prenda de presoterapia para favorecer la adaptación de la piel al nuevo contorno que hemos creado. Esta prenda la llevará durante aproximadamente 4 semanas.

Aunque la percepción del dolor es una variante individual, el postoperatorio de la liposucción no es muy doloroso y la mayoría de las pacientes lo refieren como“unas agujetas muy intensas”. De cualquier manera siempre serán unas molestias perfectamente controlables con los analgésicos habituales.

Habitualmente recomendamos 4 días de disminución de la actividad pero desde el primer día del postoperatorio hacemos hincapié en la necesidad de pasear y moverse tanto como se lo permita su estado general. En liposucciones muy voluminosas el tiempo de baja no suele superar en ningún caso los 10 días.

Es imprescindible que siga las recomendaciones en cuanto a la colocación de la prenda de presoterapia y su mantenimiento en el tiempo. Además prescribimos la realización de, al menos, dos sesiones de drenaje linfático a la semana durante las cuatro semanas posteriores a la liposucción. Es muy importante no exponerse a la radiación UV (sol, rayos UVA…) hasta que no hayan desaparecido totalmente los hematomas y durante los primeros 6 meses posteriores a la cirugía es imprescindible utilizar fotoprotectores para evitar las posible pigmentaciones de las pequeñas cicatrices.

A partir de las dos semanas posteriores a la liposucción podrá iniciar, de manera progresiva, actividades deportivas. A partir del mes no suele haber prácticamente ninguna limitación.