Consulta nuestras promociones →

Contacta con nosotros
608 009 161

O déjanos tus datos
Nosotros te contactámos

La rinoplastia o cirugía de nariz tiene como objetivo modificar las estructura de la nariz para adecuarla a los rasgos tu cara  y que consigas un rostro armónico. Además del aspecto estético, la rinoplastia también contempla la corrección de problemas funcionales y permite reconstruir lesiones y traumatismos causados por un accidente. Su resultado estará condicionado por la estructura de la cara y las propias características de la nariz.

¿Con qué problemas nos puede ayudar la rinoplastia?

La cirugía de nariz consigue acabar con tabiques desviados, puentes prominentes, fosas desiguales o caídas, narices torcidas y problemas respiratorios.Este tipo de alteraciones de la nariz suelen tener un impacto psicológico importante en las personas que las sufren. En muchas ocasiones, tener una nariz no deseada acaba desencadenando complejos y rechazo de la propia imagen, algo que gracias a la rinoplastia se puede corregir.

Por lo general tras la cirugía de nariz el paciente que acude por motivos estéticos mejora en autoestima y confianza. Las personas que acuden por problemas respiratorios, ganan en salud y calidad de vida.

¿Cuáles son los beneficios de una rinoplastia?

Los beneficios pueden ser de dos tipos: estéticos y funcionales.

  • Estéticos:  es capaz de modificar el tamaño, anchura y forma de la nariz. También consigue corregir el perfil, cambiar la forma del puente y corregir los efectos de la edad.
  • Funcionales: soluciona problemas respiratorios y obstrucciones del sistema respiratorio. Corrige problemas congénitos, reconstruye las lesiones provocadas por traumatismos y acaba con los problemas de ronquidos.

¿Qué tipos de rinoplastia existen?

Existen dos tipos:

  • Cerrada: es la que más se utiliza ya que no deja ninguna marca ni cicatriz en el paciente. Con este tipo de rinoplastia el cirujano trabaja a través de las fosas nasales
  • Abierta: en la rinoplastia abierta se realiza una incisión en la zona media de la nariz. No es muy habitual y sólo se utiliza en los casos más complicados o cuando ya ha tenido lugar una primera operación de nariz.

Tras la rinoplastia ¿ Cuándo podré disfrutar de mi nueva imagen?

La rinoplastia es una intervención de cirugía cuya duración oscila entre 1 y 2 horas. Normalmente, se realiza con anestesia general. Tras la operación se aplica una férula y se tapona la nariz. Pasados diez días ya pueden observarse los efectos de la intervención aunque, el resultado final no se obtendrá hasta pasados los 6 meses, cuando haya desparecido por completo la inflamación, hematomas y se haya producido una correcta cicatrización.

 

¿Qué aspectos tengo que tener en cuenta antes de enfrentarme a una rinoplastia?

Si estás decidido a acabar con tus problemas de nariz es importante que antes de realizarte una rinoplastia te pongas en manos de un equipo de profesionales que valore por igual el aspecto funcional y estético de la nariz. La nariz es un órgano importante,  en el que reside el sentido del olfato y que nos permite respirar.

En Santana y Navarro contamos con una unidad especializada en cirugía de nariz formada por 2 cirujanos plásticos y un otorrino que abordan de forma conjunta la parte estética y funcional de tu problema. LLámanos y estudiaremos tu caso de forma personalizada para tras tu operación de rinoplastia te sientas más feliz con tu imagen. 

← Volver